MAESTROS EN SEGURIDAD E INTELIGENCIA. EXISTEN!

El vértigo del trabajo bien merece en ocasiones una pausa. Por gusto, por placer, por justicia, o porque me apetece. Dos circunstancias que se producían esta semana han servido de ingredientes para que la cocktelera que tengo en la cabeza se agite un poco…más.

Por un lado, este martes trataba de escribir algunas reflexiones sobre los estudios de inteligencia en España, para un artículo junto a Gustavo Díaz Matey. Aunque sea imposible buscar una solución a un asunto que se lleva debatiendo durante décadas en países como Estados Unidos, sí es posible trasladar la cuestión a nuestra comunidad de inteligencia e incluso, de forma modesta (y honesta y leal), realizar algunas sugerencias hacia el futuro.

Por otra parte, el miércoles tenía el placer de asistir a un merecido homenaje a dos de los impulsores de la cultura de inteligencia en España. Sí, me han entendido bien. ¡Un homenaje!. ¡En España! Poder agradecer a alguien lo que ha hecho, y en este caso siguen haciendo, y decírselo en vida, directamente (detalles que te hacen confiar, a pesar de todo, en que hay esperanza en este país). Muchos lectores sabrán a quienes me refiero, no es preciso más detalle. Ambos maestros, amigos, y en uno de los casos en continuo contacto (hasta que uno de sus caramelos me envenene, porque sospecho que alguno de ellos debe ser del plan Marshall, jaja).

Dicho esto…vamos al lío. En ese debate sobre si la Inteligencia es un arte, es una disciplina científica, o es una profesión, buscaba las referencias que más han tratado el asunto (Kent, Platt, Marrin, Allen, Medina, Treverton, etc.). Marrin señala que una profesión se caracteriza por tener unas prácticas estructuradas, una formación específica de postgrado, unos determinados procesos de selección, unos códigos éticos, unas asociaciones, unos standards, y publicaciones especializadas.

El debate es similar al existente sobre el carácter de disciplina científica de la inteligencia, e incluso en ocasiones personalmente lo he trasladado al de la existencia de una cultura (sea de seguridad, de defensa o de inteligencia), apostando claramente en estos momentos por una Cultura de Seguridad Nacional. De esta propia reflexión ya añadiría la necesidad de líneas de investigación, de un lenguaje común, de un cuerpo doctrinal, de unas estructuras. En seguridad e inteligencia los avances han sido importantes, aunque quedan áreas por cubrir, y confusiones que aclarar. No anticiparé el contenido de lo que estoy elaborando actualmente, pero a todas estas condiciones me faltaba una: la necesidad de referentes (personas). Acudimos enseguida a autores o profesionales extranjeros. Pero, ¿y en España?. En cualquier profesión, en cualquier disciplina podemos determinar quiénes han abierto camino, quiénes se han constituido como referentes (que no implica ni seguimiento ciego, ni acuerdo siempre).

Pues bien, aquí es donde tienen cabida mis dos queridos amigos (que llamaré P y C). Referentes por derribar barreras, por atrevimiento, por pasión, por compromiso con su profesión y con sus amigos, por honestidad. Por vivir trabajando y trabajar viviendo. Por combinar, de forma magistral,  conocimiento con pragmatismo, rigurosidad con humor, preocupaciones y alegría.

Y una característica que tengo que destacar: por tender puentes entre la experiencia de las generaciones que nos precedieron y los jóvenes que empiezan a interesarse por la seguridad y la inteligencia. En un momento de fracaso global de liderazgo (en las personas y en las instituciones), de yuppies del pelotazo y políticos vividores, de nobles en el arte del saqueo institucional, los ciudadanos necesitan referentes. Y cuesta encontrarlos. A las buenas acciones y a las buenas personas no dedican atención los medios, y lo que es peor, las organizaciones y las empresas. No es extraño que una parte de la sociedad, muy joven, encuentre sus referencias en personas como Hessel, Sampedro, Castells, Morin, Bauman,…en una prueba del fracaso de una parte de generaciones de edades intermedias que se “zamparon” el estado del bienestar, y que a pesar de ello pretenden seguir dictando las normas éticas y morales.

Se hablaba el otro día, en el homenaje, de “coaching” en el sentido de aunar los homenajeados las características que aglutina  esa actividad. Como me gusta hacer caso a los amigos, voy a apostar por otra bonita palabra, un poco abandonada, y nada cuidada en este país: maestro. Dice la RAE “persona de mérito relevante entre similares”, “persona que enseña un arte, ciencia u oficio”, “persona que es práctica en una materia y la maneja con desenvoltura”. ¿Conocen los de la RAE a P y a C? Clavado.

Pues bien, tenemos referentes. Sigamos buscando. Trabajemos sin descanso. Hay muchas tareas urgentes. Apunto algunas de ellas:

– Hacer explícito el conocimiento tácito de algunos de nuestros maestros. Escribir. Que no se pierdan tantas aventuras y experiencias. Que sirvan a quienes con enorme talento se incorporan a este mundo de la seguridad y de la inteligencia.

– Aprovechemos su conocimiento para mejorar los procesos de formación en inteligencia en España. Organicemos grupos de trabajo para el diseño de casos de estudio, de simulaciones. Combinemos ese conocimiento con nuevas tecnologías, nuevas formas de enseñar (serious gaming por ejemplo).

Y sobre todo, agradezcamos a quienes además de enseñarnos representan los mejores valores de estos ámbitos, una seguridad y una inteligencia humanista. 

Muchas gracias amigos por las lecciones que seguimos recibiendo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a MAESTROS EN SEGURIDAD E INTELIGENCIA. EXISTEN!

  1. Juan Herrera Zevallos dijo:

    JM Blanco, muchas gracias por el aporte que das cada dia y estoy aprendiendo a pensar desde el punto de vista de un profesional, aqui en Lima Peru, no se practica esta cultura ya que la inteligencia esta relegada a la seguridad policial militar y seria muy conveniente que existieran instituciones que difundan temas relacionados a esta actividad adi como se realiza en Espana.

  2. Eva Moya dijo:

    Jose María, realmente es una entrada preciosa… Felicidades. Pienso que como bien dices en este país también deveríamos acostumbrarnos a felicitar aquello que está bien. Valorarlo y animar a seguir. Hay personitas que se esfuerzan día a día sólo por puro servicio a los ciudadanos y terminan siempre pasando desapercibidas. Ver que entre nosotros, en nuestro pais hay personas que valen tanto y más que en otros países del mundo en Inteligencia es un privilegio. Empieza a ser cansino eso de que “los de fuera valen más que los de dentro”. Yo no estoy de acuerdo.

  3. Carlos Ripolles dijo:

    Un lujo leerte siempre José María, muchas felicidades a los dos Maestros P y C. Fuerte abrazo.

  4. JM Blanco dijo:

    Gracias por los comentarios. Ser agradecidos en la vida no es sólo algo de bien nacidos, sino que hace sentirse bien. Afortunadamente tenemos muchísimas cosas que agradecer, a mucha gente. Sonrisas, agradecimientos, y disculpas si se mete la pata…son base para andar por este mundo.

  5. Sonia Gogova dijo:

    ¡Bien dicho, Jose Maria! ¡Ehorabuena por el post! Estaré esperando tu artículo sobre los estudios de inteligencia en España; seguro que aprenderemos mucho y disfrutaremos leyéndolo. ¡Gracias! Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s