POR UNA VIDA REAL YA

Recupero esta viaje entrada, escrita hace un par de años en otro lugar.

Dado que está de moda exigir una Democracia Real Ya, he estado pensando en lo corto que, como seres humanos, nos quedamos en nuestras demandas. Son muchísimas las falsedades de nuestras vidas, las decisiones que creemos nuestras y son tomadas por otros. Vivimos  una vida Matrix, o “la vida del borreguito”, o la que nos marca Vicente (allí va la gente). Y encima sólo nos damos cuenta de ello parcialmente. El mundo actual se basa  más en tener que en ser. Por eso pido UNA VIDA REAL YA, UNA VIDA SIN TANTA FALSEDAD, DONDE LA NATURALEZA HUMANA PREVALEZCA, DONDE LAS PERSONAS (EN LUGAR DE LAS COSAS) SEAN EL CENTRO DE LA VIDA EN LA SOCIEDAD, EN LA POLÍTICA, EN LAS EMPRESAS.

 Pondré unos ejemplos de engaños diarios:

1.- La democracia. Vale, empiezo por ella, una construcción social útil, pero que tiene que evolucionar y adaptarse a los tiempos. Dice Joaquín Lorente, en su más que recomendable último libro “Tú Puedes”,  la democracia es una vieja dama a la que hay que embarazar de ideas para concebir una nueva democracia. Y pensando en mejoras para la democracia, mi cabeza se convierte, de esta forma, en una orgía de ideas.

2.- La alimentación. Comemos lo que nos dejan, lo que nos hacen que entre por nuestros ojos. Veía hace tiempo el documental Super Seize Me, en el cual una persona se alimenta durante un mes de comida de Mcdonald. Pero no fue eso lo que llamó mi atención. Lo que me dejó en estado de shock fue ver la comida de autoservicio en colegios norteamericanos: precocinados, mezcla de  azúcar y grasa, casi todo envuelto en plásticos de colores atractivos. Niños que sólo comían patatas fritas y bollería industrial. Y además ¿cómo en pleno siglo XXI no podemos saber todavía que es bueno y qué es malo? Unos días la leche es buena, otros mala. Lo mismo pasa con los huevos, con la carne,…

3.- La economía y el sistema financiero. Es una pura ficción en la cual el dinero ni existe, y el que hay se mete en una centrifugadora que lo multiplica según intereses. En este caso todo es tener.

4.- La ropa. ¿No te comprarás ropa en el mercadillo? Si eres tío, y no llevas un polo que tenga un cocodrilo, o un caballo,…, eres un pobre perroflauta (has quedado ya para la Puerta del Sol). Y si eres mujer, mira de dónde has sacado el bolso…Prisioneros de las marcas, aunque otros productos sin marca tengan la misma estética o función. Nuevamente el tener por encima del ser.

5.- El trabajo. Hay que aparentar un trabajo importante, uno debe ser imprescindible (aunque no haga la o con un canuto), hay que demostrar lo importante que eres, sobre todo a la gente de tu equipo, familia, amigos y vecinos. Y si en la oficina no lo puedes conseguir en base a tus competencias lo puedes tratar de hacer a base de gritos, exigencias,…Simplemente, deja que tu ego se hinche. Manda más tener (un cargo, un sueldo…), aunque sea aparentando, que ser.

6.- El tiempo. Todo lo hacemos deprisa, no queda tiempo para nada (y menos para pensar). El caso es que no sabemos en muchas ocasiones dónde vamos, ni para qué (efectos conejo blanco de Alicia en el país de las maravillas). No manejamos nuestro tiempo, somos prisioneros del sistema. El tiempo nos lo consume el tener, más que el ser.

7.- Educación. Es parte del proceso de aborregamiento. Se enseñan datos, información, pero no se enseña a pensar (y menos a tener pensamiento critico), no se enseña a ser creativo, no se enseña a desarrollar la inteligencia emocional, ni lógica, ni a argumentar, ni a debatir. Tampoco se enseña demasiado a ser persona. Se enseña más a tener que a ser. A competir.

8.- Ocio. ¿A qué dedicas el tiempo libre? Si no juegas al paddle, al golf, vas a esquiar, o al gimnasio…mal camino llevas. Y los cumpleaños de los niños: ya no vale un sandwich y una coca cola en casa, pero  tampoco ir al parque de bolas. La moda es ir a Amazonia, a un Urban Camp, a un Paint Ball. Dices tú: “es que a mí lo que me gusta es comer un bocata de tortilla en el campo”. Pobretón. De nuevo lo que tienes (haces) por encima de lo que eres.

9.- Estética. La televisión, las revistas, nos marcan como deben ser las mujeres y hombres triunfadores. Si eres feo/a, bajo/a, gordo/a, calvo, …., da igual que no tengas complejos, alguien te lo recordará en algún momento. Vamos, que si yo fuera bajo, feo, gordo o calvo preferiría no vivir. Y las mujeres absolutamente esclavas de la imagen, desde niñas analizándose entre ellas para situarse en su ranking personal. Y de ahí a las enfermedades únicamente un paso. De nuevo tener (cuerpo), por encima de ser.

10.- Sexo. Objeto de consumo rápido, como las hamburguesas. “Echar un polvo” , expresión pura de tener (instantáneo), de poseer,  y nada de ser.

11.- Dependencias sociales legales o ilegales. Están bien admitidos todos los entretenimientos sociales que ayudan a aborregar, y se utilizan a tal fin: fútbol, programas del corazón, alcohol…

12.- Pensamiento. Se impone el pensamiento único, el que no se salga de las líneas trazadas, el que no cuestione nada, y menos a los poderes establecidos (político, financiero y medios de comunicación). Quien se salga es un antisistema, como si ser contrario a un mal sistema fuera negativo. El sistema te impone no pensar: ya otros lo hacen por tí, para eso votas cada cuatro años.

13.- Dependencia tecnológica. Usa mucho la tecnología de las comunicaciones porque de esa forma serás influido, manipulado, y además espiado (por si acaso se te ha pasado por la cabeza pensar por ti mismo). Lo cierto es que algún aparato, como el teléfono, en lugar de teléfono inteligente se debería llamar teléfono cabronazo: te esclaviza, graba todo lo que haces, incluso dónde vas si no desactivas la configuración prefigurada.

14.- El engaño y manipulación constante, y absoluta (sobre todo por parte de la santísima trinidad de los poderes enumerados en el punto 12). Hace años todo era más sencillo, te manipulaban tus hijos, tu cónyuge, tus amigos, tus jefes, tu suegra, tus compañeros, tu banco, los medios…Ahora la manipulación tiene más actores, hasta el punto de encontrarnos con el manipulador manipulado.

15.- La naturaleza. Si la naturaleza es esencial al ser humano, nuestro paisaje diario es absolutamente urbano: casas, calles, coches…La esencia del hombre se ha desplazado de nuevo al tener (bienes de uso y consumo) en lugar del ser.

Pues éste es nuestro panorama. Y por eso pido UNA VIDA REAL YA (Democracia Real Ya me queda muy limitado)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s