ANÁLISIS 2012-2013. EL AÑO DEL ECCE HOMO

Image

¿Y si Cecilia, la autora inconclusa de esta famosa restauración, tuviera razón? ¿Y si de verdad no la dejaron terminar su obra y hubiera sido capaz de hacer volver a su estado original la imagen del Ecce Homo? ¿Para crear arte hay que pasar por estas fases que parecen más bien una chapuza? En parte, la teoría de Cecilia coincide con la teoría de nuestros dirigentes globales.

Ya lo veremos, personalmente me permito de momento dudar. El Ecce Homo de Borja es un reflejo actual de cómo estamos, al menos cómo se percibe ese estado. Representa cómo tratando de arreglar algo,  lo que se traslada es la imagen de estar estropeándolo. Representa el esperpento y la deformación del estado de bienestar y de la democracia tal y como la entendíamos. Representa a un país que tenemos hecho un Cristo…

No se pretende realizar un balance o memoria del año 2012. Entre otras cosas porque los balances y las memorias tienen una intención bien diferente, la de justificar las acciones realizadas por un actor u organización, finalidad que ya hace dudar de los mismos.

Igualmente, tampoco se pretende hacer una predicción del 2013, apuesta arriesgada que únicamente supondría poner en juego la credibilidad de quien se atreve a ello. Todo ello sin perjuicio de que predecir algunas cuestiones, con una información adecuada, no tiene ningún secreto, y que en otras ocasiones, por el contrario, se asemejaría más a la consulta a una bola de cristal.

Únicamente se va a tratar de destacar algunas cuestiones sobre el año que termina y determinar algunos hechos o circunstancias que pueden atraer nuestra atención durante 2013. Nada de prospectiva, que precisaría un horizonte temporal mucho mayor.

El foco de atención estará centrado en la SEGURIDAD, en términos muy amplios, y en base a su agrupación en factores. Y teniendo en cuenta los posibles efectos del llamado “abismo fiscal” al que se enfrenta Estados Unidos y el mundo si no se llega a un acuerdo en las próximas horas. En este primer momento tratamos de dar una visión del entorno, para en próximas entradas comentar riesgos y amenazas de carácter específico (terrorismo, ciberamenazas, conflictos, etc.).

  1. Factores económicos. Si damos por buena la fecha de 2008 como inicio de la crisis actual, algo dudoso y discutible, entraríamos en 2013 en el sexto año de una importante crisis global que hace tambalear los cimientos del sistema.

Los informes más favorables señalan 2014 como el año en el cual se pueden producir unos primeros brotes verdes serios y confiables, mientras que 2013 será un año nuevamente de extrema dureza[1]

Un sexto año, y una posible mejora en 2014, que nos hace pensar en el pasaje del Génesis 41 relativo al sueño del faraón de las siete vacas gordas y las siete vacas flacas[2]. Pero con una diferencia abismal y es que en ese caso el sueño fue interpretado previamente (José disponía de capacidades prospectivas ajenas a nuestro alcance) y se diseñó una estrategia[3].

En el caso de nuestras sociedades actuales esa predicción no existió, y además estuvo acompañada de gasto y de estilos de gobierno y de vida ajenos a posibles cambios de ciclo. En Egipto, por tanto, hicieron recortes en el tiempo de vacas gordas, cuando sin duda los efectos en la sociedad y en los desfavorecidos no eran tan graves[4]. En la actualidad los recortes se producen en plena crisis, lo que genera un bucle de compleja salida, con un consumo de difícil despegue.

Por tanto, todo apunta a un duro año 2013 en el terreno económico, con todos los efectos que genera en el ámbito de la Seguridad. Crisis económica que lleva a unas políticas económicas de reducción del gasto, y de pérdida de bienestar y de servicios públicos. Y que a su vez produce efectos adicionales. Cuando tratamos de relacionar crisis económica y seguridad instintivamente centramos la atención en los delitos[5]. Pero no es el único efecto a considerar desde una visión sistémica[6].

 Algunos de los efectos son la conflictividad social, creciente, la reducción de presupuestos para seguridad y defensa (y por tanto de medios), la pérdida de crédito institucional (cuestión que debería preocupar, puesto que es foco de inestabilidad, y la inestabilidad de inseguridad), la alarma social (desahucios, suicidios), o el repunte del extremismo, nacionalismo y populismo, etc. Todos ellos efectos interrelacionados.

  1. Factores sociales. En este caso entramos en al año tercero de conflictividad social. Un tema difícil de tratar, muy sometido a los sesgos ideológicos de cada individuo. Pero sobre el cual sí hay que señalar que, como en otros ámbitos, para poder opinar es preciso conocer. Y la información a la que accedemos generalmente está absolutamente sesgada, basada en ideologías, sin ningún tipo de estudio serio de fondo, y por tanto escasa en conocimiento.

 El año 2011 pudo ser el año de la lírica, movimientos sociales espontáneos, con mucho efecto, y pleno apoyo social.

El año 2012 podría ser el de la épica, a través de la implantación e integración de movimientos sociales en la vida política del país, desde fuera del sistema político oficial. Y en ese sentido su acción, guste más o menos, se puede calificar de un éxito. Conquista de espacios virtuales, como la Red, y de espacios físicos, y configuración como un nuevo actor asimétrico en la “política”. A título de ejemplo vemos cómo en los últimos días incluso se comienza a hablar con naturalidad de una posible reforma de la Constitución, algo que hace poco tiempo no entraba ni en la mente ni en las intenciones de partidos mayoritarios, y que sería inviable sin una fuerte presión social.

Movimientos sociales que cubren amplias líneas de acción, frente a desahucios, las diferentes mareas (educación, sanidad), o movimientos solidarios.

Estos movimientos son lejanos, al menos en gran parte, a la imagen de minoría social no integrada[7] que nos presentan desde algunos medios. Y también a procesos de influencia y manipulación política, por otra parte existentes. Una minoría sin duda, pero con mucho talento, formación, tecnología y vías de comunicación y de difusión en redes. Y con una filosofía orientada a avances en transparencia, democracia participativa, open government, procomún, co-creación, etc. Cuestiones que no son ajenas a las políticas públicas y formas de Gobierno. Los estados y sus gobiernos no son absolutamente sordos[8], o lo son en diferentes grados. En España incluso existen experiencias más que interesantes, aunque más a nivel de Comunidades o Ayuntamientos que gobierno central.

En 2013 es previsible que dados los factores económicos de fondo, más las políticas restrictivas, esta conflictividad social se acentúe, y que incluso pueda afectar a más países (veremos la evolución de la crisis en Francia, en Japón, China[9], incluso en Alemania).

En todo caso, dejamos los aspectos más académicos para expertos como Manuel Castells, Donatella Della Porta y demás, para insistir en los efectos que tiene en la Seguridad. Y éstos son evidentes en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en su forma de actuar, y en la dimensión pública de las acciones que se realicen. La grabación de manifestaciones, de la actividad policial, en cualquier parte del mundo, está generando importantes efectos[10] e incentivando el cambio de procedimientos de actuación. Responsabilidad  por los actos, buenos o malos,  y racionalidad en el empleo de medios son los principios. Por tanto 2013 supondrá, en este sentido, un nuevo desafío.

  1. Factores demográficos. Queremos únicamente comentar este aspecto de una manera independiente, como una de las cuestiones que siempre se deben tener en cuenta en Análisis y Prospectiva. La evolución demográfica es una cuestión ampliamente tratada, hasta el punto de poder afirmar que en los estudios de futuro se nos está convirtiendo más en un dato constante (k) que en una variable (x). Pero en cualquier conflicto se generan efectos, quizás imprevistos, que contribuyen a cambiar o modificar el mapa. El regreso de los tuaregs tras el fin del conflicto libio (si creemos que dicho conflicto es una situación cerrada) ha supuesto una desestabilización adicional en el Sahel. El regreso de muyahidines de Irak, Afganistán, etc. a sus países de origen, como luego veremos, puede suponer un desafío nuevo a las sociedades occidentales. Pero además no debemos ser ajenos a las crisis humanitarias, a los desplazamientos masivos de población por los conflictos. Fue un ejemplo el caso de Libia (con la salida a Lampedusa y las medidas que tomó la UE), se está repitiendo en Malí, en mayor grado en Siria, y en 2013 habrá que estar especialmente pendiente de los posibles efectos de una intervención en Malí y/o el Sahel.
  1. Factores políticos. No incidiremos mucho en este apartado, únicamente tratamos de cubrir con mínimos lo que un análisis PEST (factores políticos, económicos, sociales y tecnológicos) nos señala. Sistemas políticos que están amordazados por la crisis, con una pérdida de soberanía de los estados enorme, con un grado de sometimiento al poder económico inmenso[11], y con un mundo globalizado sin liderazgo de nadie.

Estados Unidos adoptó con Obama la política de Leading from Behind[12]. Uno de los posibles cisnes negros que hace unos días presentaba Global Trends[13] era la posibilidad de un mundo anárquico por el abandono de Estados Unidos de sus responsabilidades como líder. Algunos efectos se están percibiendo, tras la reorientación de la política exterior norteamericana y la búsqueda de implicación de los actores regionales como primera vía para la solución de conflictos.

En este ámbito político los estados vienen desarrollando Estrategias de Seguridad nacionales, que consideran todas las implicaciones internacionales existentes, en un momento en que separar lo interior y lo exterior es tarea imposible. La OTAN redefinió su concepto estratégico para adaptarse a un nuevo entorno de amenazas asimétricas, no tradicionales como las propias de la Guerra Fría. Pero la Unión Europea, en otro ejemplo de una labor de buenas intenciones pero mala gestión, sigue disponiendo de una estrategia interesante en su momento, parcheada en 2008, y absolutamente insuficiente para los momentos actuales. En cierto modo la Estrategia de Seguridad Interior ha corregido algunos problemas, actualizando riesgos y amenazas, y sobre todo desarrollando un plan de acción concreto. Pero se sigue sin vislumbrar esa vinculación que debe existir entre lo interior y lo exterior, unos claros objetivos como actor internacional y sobre todo, un liderazgo. La fotografía de la entrega del Nobel a la Paz es muy expresiva, y sigue poniendo en vigor aquella expresión de Kissinger sobre a quién debía llamar cuando quería hablar con la Unión Europea. Una labor en todo caso compleja, con evidentes tensiones no sólo entre países, sino entre las propias instituciones de la UE.

Finalmente, en cuanto a aspectos políticos hay que destacar la importancia de los procesos electorales. En 2012 hemos asistido a importantes citas electorales. En 2013 la agenda vendrá marcada, en parte, por elecciones en Israel (enero), Italia (febrero), Irán (junio), o Alemania (septiembre).

  1. Factores tecnológicos. Concluyo con unas menciones a la manera en que las nuevas tecnologías están afectando a la Seguridad. Nuevas tecnologías que, en todo caso, están disponibles para cualquier persona, sin discriminar entre buenas y malas intenciones. Internet y redes sociales son un gran avance, pero no podemos etiquetarlas como negativo porque sean utilizadas por terroristas o crimen organizado.

 El proceso de desarrollo tecnológico es imparable. La oferta de servicios y posibilidades recibidos en las instituciones policiales son constantes y tremendamente atractivas. Pero llega el momento de “pasar de las musas al teatro”. Inundados y esperanzados por las posibilidades del Big Data, la explotación y monitorización de redes sociales, análisis de sentimientos, la traducción de video a texto en cualquier idioma, etc…Posibilidades reales, pero tremendamente caras, y que posiblemente en breve sean públicas (San Google las ofrecerá por ejemplo, únicamente a cambio de todos nuestros datos e información).

La tendencia actual es el diseño de plataformas integradoras, en las que se puedan conectar aplicaciones específicas, bases de datos, etc. Plataformas que cubran todas las necesidades de un posible ciclo (desde obtención de información, pasando por análisis básicos, para llegar a presentación visual de la información). Con procesamiento y monitorización en tiempo real, conversión de información desestructurada en información estructurada, en sistemas escalables, con posibilidades de configuración por el analista (alertas, queries), con navegabilidad intutitiva.

Por tanto, podemos asistir próximamente a una revolución en las posibilidades de gestión y análisis de la información, también en el ámbito de la seguridad. Minería, Big Data, Text Analytics, Sentiment Analysis, análisis estadístico avanzado, algoritmos complejos, inteligencia artificial, redes neuronales, reconocimiento facial, lógica difusa, redes bayesianas, sistemas expertos, etc. son conceptos que se han introducido ya con cierta naturalidad entre los expertos en seguridad, defensa e inteligencia.

De momento dejo aquí el tema, con la esperanza y casi certeza de lograr encender debate sobre algunas de las afirmaciones expuestas, todas ellas de carácter absolutamente personal.
Próximas cuestiones a analizar: Año III de la Primavera Árabe (estado actual, posible tercera oleada, y profundos cambios desde el inicio), Conflictos (Irán, Irak, Afganistán, China-Japón, Malí, Siria,..), Terrorismo (AQMI, AQ Central, actores individuales, Boko Haram, drones,…), Crimen Organizado (como cáncer social latente), amenazas Cyber (candidatura para próximos “cisnes negros”), Extremismo y Radicalización, etc.
Pero como me niego a acabar con tantas inquietudes en mente, reproduzco la cita que ha dado por finalizada muchas de mis intervenciones de este año. Carlos Fuentes, fallecido este año, nos recuerda que existen amenazas, pero también oportunidades. Y es más, nos indica la manera de enfrentarnos a los riesgos: voluntad, imaginación
“Los peligros están ahí, no los disminuyo, pero las oportunidades también, y estas, las oportunidades que tenemos, hay que magnificarlas con toda la fuerza de nuestra voluntad y  de nuestra imaginación, transformando nuestra experiencia en un destino mejor, más democrático y más libre”.
CARLOS FUENTES

[1]  Dentro de la enorme incertidumbre entre los propios expertos en la materia. EL PAÍS titula sus páginas salmón del domingo 30 de diciembre de la siguiente manera: “La economía mundial se debate en 2013 entre el riesgo de volver a la recesión y una débil recuperación”. Esta afirmación es como decir que mañana puede llover o hacer sol.

[2] Entonces el faraón dijo a José: —En mi sueño yo estaba de pie a la orilla del Nilo. Y he aquí que del Nilo salían siete vacas gordas de carne y de hermoso aspecto, y pacían entre los juncos. Pero he aquí que otras siete vacas subían detrás de ellas, delgadas, de muy feo aspecto y flacas de carne. Jamás he visto otras tan feas como aquéllas en toda la tierra de Egipto. Entonces las vacas flacas y feas devoraron a las siete primeras vacas gordas.

[3] 33 “Ahora pues, busque Faraón un hombre prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. 34 Decida Faraón nombrar inspectores sobre el país y exija un quinto de la producción de la tierra de Egipto en los siete años de abundancia. 35 Que los inspectores recojan todos los víveres de esos años buenos que vienen, y almacenen en las ciudades el grano para alimento bajo la autoridad[af] de Faraón, y que lo protejan. 36 Y que los víveres sean una reserva para el país durante los siete años de hambre que ocurrirán en la tierra de Egipto, a fin de que la gente del país no perezca por el hambre.”

[4] 53 Cuando pasaron los siete años de abundancia que había habido en la tierra de Egipto,54 comenzaron a venir los siete años de hambre, tal como José había dicho. Entonces hubo hambre en todas las tierras, pero en toda la tierra de Egipto había alimento. 55 Cuando se sintió el hambre en toda la tierra de Egipto, el pueblo clamó a Faraón por alimento. Faraón dijo a todos los Egipcios: “Vayan a José, y hagan lo que él les diga.”

[5] Balances de criminalidad del Ministerio del Interior, que no indican ningún efecto, pero sí en la Memoria Anual de la Fiscalía de 2011 señalaba: “La crisis, además de sus demoledores efectos sobre la política del Estado y la vida de los ciudadanos, ha tenido una gran trascendencia en nuestro ámbito competencial: el cierre de empresas, y la pérdida de empleo constituyen el caldo de cultivo idóneo para la comisión de un nutrido número de delitos, entre los que destacan por razones que es innecesario explicar, los que nos están atribuidos”.  En la Memoria de 2012 (correspondiente a 2011) sí se perciben y destacan efectos concretos en determinados tipos de delito (por ejemplo la corrupción):  http://www.economistas.org/Contenido/Consejo/ResumenPrensa/4_SEPTIEMBRE/19.09.12/3_fraude.pdf

[6] GONZÁLEZ PARRA, RICARDO. “Crisis económica y seguridad”. Trabajo Fin de Master Analista de Inteligencia (no publicado)

[7] Identificada por personas y medios como “perroflautas”, y otra amplia colección de expresiones de desprecio, que definen más a quien las realiza que a los definidos.

[8]  Estados Unidos presentó un programa de Open Government en 2009, y dispone de un sistema de Open Data.

[9] Crecientes manifestaciones y protestas sociales, en parte basadas en el acceso a la información y comparación con otras formas de trabajo y de vida.

[10] En un estudio de Metroscopia, según señala EL PAÍS también el día 30 de diciembre, se observa una pérdida de confianza en la Policía, algo quizás normal, pero manteniéndose en todo caso como una de las instituciones más valoradas.

[11] El Caso EUROVEGAS es un claro ejemplo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ANÁLISIS 2012-2013. EL AÑO DEL ECCE HOMO

  1. Jj dijo:

    Enhorabuena otra vez por tu artículo José María. Seguramente Castells diría lo mismo, de otra manera, creo. En los aspectos de seguridad pienso que todos los avances tecnológicos pueden enriquecer muchísimo la labor a realizar, en este importante tema, pero también creo que no se debería olvidar la indispensable función humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s