2011 EL DESPERTAR CIUDADANO

Comienzo una breve serie de reflexiones sobre los eventos más importantes, o al menos más llamativos, del año.

Obligada referencia es  lo que he titulado como “El despertar ciudadano”, tema dificil de abordar, con posturas muy extremas a nivel de medios de comunicación y de ciudadanos. Con seguridad muchos lectores de este blog no estarán de acuerdo con algunos de los contenidos, otros muchos pensarán que es excesivo o que se queda corto. En todo caso, las opiniones contenidas en este blog son absolutamente personales. Aunque empecé a escribir sobre esta cuestión el domingo es un alivio ver como la prestigiosa revista TIME me da parte de razón al considerar este tema como personaje del año.

Partiendo de diferentes situaciones, con factores divergentes, encontramos multitud de países en los cuales se han producido importantes manifestaciones, con una crisis económica como importante telón de fondo. Y una dinámica de los últimos años que nos ha llevado a humanizar la economía (temor en los mercados, inquietud en el sistema financiero, rescate a los bancos), y economizar al hombre (reducción de empleo, reducción de sueldos..).

Se trata, en mi humilde y limitado parecer, de una indignación colectiva, basada en unas causas de fondo, más o menos organizada, contagiosa y que utiliza tres armas (en diferente grado según el país): la ocupación de espacios,  la tecnología y la no violencia.

–   Indignación. No se si será el término adecuado, pero tampoco trataremos de innovar nada. Así se ha quedado. Indignados, un término peyorativo y despectivo para algunos (equivalente a perroflauta, sucios, okupas, etc.) y signo de pertenencia a algo para otros.

–   Justificada. Posiblemente será otro punto de discrepancia con muchas personas y muchos lectores de este blog. En algunos lugares se protesta por la educación, en otros por la democracia, en otros frente a la tiranía, o la corrupción. Y es que un simple repaso al estado mundial da lugar a encontrar múltiples causas. Creo que hay motivos para sentirse indignados, lo contrario se podría considera casi frívolo. Estar indignado no es algo negativo, es más, apuesto por ello. Únicamente el inconformismo nos hace evolucionar.

– Organizada. De manera desestructurada a veces, sin claros liderazgos, basado en sistemas en red, pero con capacidades inmediatas e improvisadas, en ocasiones, de movilización y de acción. Y por supuesto, una vez lanzada, se generan todo tipo de procesos de infuencia, persuasión, y manipulación desde dentro y desde el exterior.

–   Contagiosa. En Madrid se hablaba de Islandia o Egipto, en EEUU de Madrid, en Moscu de EEUU…

– Ocupación de espacios. La lucha de poderes es una lucha de conquista. Espacios que pueden ser físicos (plazas) o virtuales (red).

–  Tecnología. Sin duda un aspecto importante, aunque no tanto como el que se le adjudica. El efecto movilizador no puede ser el mismo, por ejemplo, en un país como España que en un país árabe. En todo caso un factor impulsor a considerar, movilizador, y operativo.

–  No violencia, como arma. Los detractores de algunos de estos movimientos señalarán casos de violencia extrema, graves agresiones, serios incumplimientos, pero un análisis serio de los hechos pone de manifiesto que dado el número de manifestaciones, y de manifestantes, no se han generado serios incidentes (salvo en los paises árabes), especialmente en España. Una manifestación mundial el 15 de octubre, hito histórico, prácticamente sin incidentes (limitados a Italia, y excluyendo el caso británico).

El 15-M en España

El 15-M está presente en el artículo de TIME.

El ciudadano ha encontrado vías para ejercer su poder, un poder anestesiado por el estado de bienestar generado en las últimas décadas, y una juventud dormida. Y ese ejercicio de poder pasa por la supresión de intermediarios:

–   El ciudadano no precisa acudir a los medios clásicos de comunicación para informarse. Hay medios alternativos que generan credibilidad.

–   El ciudadano no precisa de sindicatos para manifestarse.

–   El ciudadano es político todos los días

En España se ha producido una enorme pérdida de credibilidad institucional (basta con analizar las encuestas del CIS), debido a incompetencias de gobierno y gestión en todos los niveles (político, empresarial, sindical,…), a falsedades y mentiras, a corrupción, y a un sistema financiero que hemos creado y que nos fagocita. Y como consecuencia el nuevo ciudadano (que es una parte pequeña de forma activa, pero amplia en cuanto apoyo no activo o simpatía, como se ha mostrado en las múltiples encuestas realizadas) no se conforma con votar cada cuatro años. Los sistemas de participación legalmente establecidos a día de hoy son insuficientes, corresponden a 30 años atrás. Iniciativa legislativa popular, Defensor del Pueblo, referendum, se han mostrado opciones de participación ciudadana no efectivas, más de cara a la galería (basta con analizar el número de referendums, o las iniciativas legislativas que han prosperado, cuestión que precisa poco tiempo de dedicación).

Adicionalmente estoy parcialmente de acuerdo con algunos autores que señalan el fracaso de una generación, en puestos de dirección actualmente, que hemos vivido una época de ensueño, los mejores años de la historia de España, con hipotecas baratas, …y con una cultura del éxito y del pelotazo éticamente condenable. Un indicador es la búsqueda de referentes en personas de la tercera edad: Hessel, Sampedro, Punset, Castells,…Pero no son ni han sido los únicos referentes.

Un principio general de management señala que la solución a los problemas en muchas ocasiones no puede obtenerse desde el mismo plano en que se crearon. El sistema no puede solucionar los problemas que él mismo ha creado. La historia demuestra infinidad de casos de acción fuera del sistema. Gandhi por ejemplo. Por eso ser antisistema no es malo, al igual que ser indignado. Es malo ser violento, es malo causar daño, es malo insultar y faltar al respeto, pero no es malo considerar que es preciso cambiar el sistema.

Causas

Las causas son claras, a pesar de la proliferación de teorías conspiratorias. El CIS, como expresión de las opiniones subjetivas de los ciudadanos nos ofrece una radiografía bastante cercana:

  • La crisis económica.
  • El desempleo, especialmente en su dimensión juvenil.
  • La ausencia de esperanza en el futuro.
  • La Ley Sinde. Puede parecer increíble considerar éste factor en este apartado. Una cosa que parece tan insignificante en comparación con el resto. Pues es así. Fue el inicio de la ciber indignación, un origen para la unión de muchísimos ciberactivistas (origen por ejemplo de No les Votes). Y todavía moviliza, como se ha visto esta semana.
  • La pérdida de crédito institucional absoluto:
    • Político. Según los datos del CIS son uno de los mayores problemas de España.
    • Judicial.Lo mismo.
    • Sindical, con una pérdida de poder en las elecciones de los sindicatos clásicos, y de convocatoria, absoluto.
    • Financiero: bonus, paraísos fiscales, agencias de calificación, corrupción.

 A todo ello se le unieron unos factores disparadores:

    • Virus de indignación generalizado. Como fenómeno viral se extiende por todo el mundo. En Madrid se habla de Islandia o de Marruecos, en Mauritania o en Grecia o en Estambul de Madrid.
    • Un poco de agitación de todos los factores (procesos de influencia y persuasión, agrupación de sentimientos colectivos en el mundo virtual, etc.): internet, medios tradicionales, publicación de libros y manifiestos (Hessel, Mayor Zaragoza, Reacciona, etc.…).
    • Cierta presión social hacia los jóvenes, acusándoles de no protestar, no actuar, ser víctimas del estado del bienestar.
    • Búsqueda de  ciertos modelos (Islandia, y otros países), simbolismo (plazas) y un momento (cercanía de proceso electoral municipal).

 El movimiento 15 M ha supuesto un éxito absoluto para su organización, y en parte ahí están sus fortalezas,  por los siguientes motivos:

– Ha logrado el apoyo o al menos comprensión de la sociedad. Cierto grado de legitimación y simpatía social (encuestas publicadas en medios en los últimos meses).

– Han vendido de manera ejemplar la compatibilidad de la protesta y la ausencia de violencia, salvo en casos absolutamente aislados. Y han tratado de desmarcarse de cada acto violento que se produce, de okupaciones, etc.

–   Han ganado autoconfianza en sus sistemas de comunicación: rapidez, máxima difusión, e inmediatez.

–  Han dado formas y espacios para la expresión, aunque los sistemas de democracia de asamblea popular sean imposibles o no conduzcan a nada. Se considera, por un número importante de ciudadanos, que el sistema institucional no da vías de expresión ciudadana: inexistencia de referendums, la iniciativa legislativa popular es ignorada, etc.

–   Los intentos de desvincularse de líneas políticas concretas.

Éxitos concretos

Podemos observar una serie de pequeñas victorias originadas en la movilización colectiva física o virtual (como se señalaba, al final se trata de la ocupación de espacios, sea la red o sea la calle):

–   En verano Bankinter lanza la primera hipoteca que admite la dación de pago. Algunas sentencias judiciales van en esa línea. O la moratoria ofrecida por el Banco Santander en julio, de 3 años, a las hipotecas con problemas de pago.

–   Varios partidos se plantean la reforma del sistema electoral.

–   Los casos de corrupción o escándalo político generan tal clamor en la red (por ejemplo Twitter) que obligan a tomar decisiones y asumir responsabilidades politicas que de otra manera dificilmente se adoptarán. Ya no hay un cheque en blanco tan claro.

– A nivel empresarial, la denuncia de determinadas situaciones afecta a la marca, provocando que incluso tengan que retirar la publicidad de algunos programas televisivos.

–   La denuncia de privilegios de eurodiputados genera una división de opiniones entre los mismos, replanteándose algunos las medidas. Y a día de hoy varios políticos, de distintos partidos e ideologías, renuncian a algunos privilegios, eliminan flotas de vehículos oficiales, etc. Ciertamente algunas de las renuncias de políticos son demagógicas, de cara a la galería, no nos sacarán de la crisis, pero también está bien que la mujer del César no sólo sea honesta sino que también lo parezca.

–   Esta misma semana medios de comunicación señalan que la renuncia del Gobierno a aprobar el desarrollo de la Ley Sinde se debe al temor a las protestas en la red.

–   Modificación del mínimo embargable.

 A su vez, el movimiento tiene una serie de debilidades no menos importantes:

–   La gran mayoría se derivan de la heterogeneidad del movimiento, y la unión de tantos intereses tan dispares, únicamente aglutinados a través del virus de indignación.

–   Ausencia de estrategia. No hay misión, ni visión, y los objetivos son difusos y difíciles de poder aglutinar, al existir tantos intereses diversos. Además de imposibles: el poder del sistema no va a automutilarse en beneficio de pequeños partidos.

–  Algunos defectos de comunicación, falta de profesionalidad a la hora de elaborar un manifiesto, comunicar objetivos e intenciones.

–  Cierta ausencia de liderazgo, pero en parte también está ahí su poder como sistema basado en red.

–   Paso del tiempo. Hartazgo de la situación del resto de los ciudadanos. Degradación de la situación.

–   Derivaciones hacia acciones violentas. Mientras duraron las acampadas el control era más sencillo, el punto de interés estaba focalizado y centralizado. Desde hace unos meses el 15 M pasa a ser una especie de franquicia y cada grupo decide sus acciones, aunque no respondan a la filosofía inicial del movimiento. Los detractores achacarán al 15-M cualquier acción antisistema.

–   Llegada del invierno. La calle y el invierno son difíciles de conciliar.

– Acciones contrarias a la legalidad (impedir acción policial, no disponer de autorizaciones, etc.)

 Futuro del movimiento. Se podrían identificar varios posibles escenarios:

– Disolución del movimiento. Frente a lo que pensaban muchos analistas al inicio, el movimiento no se ha visto debilitado (aunque es cierto que la capacidad de movilización no es la misma, es imposible mantener permanentemente ese estado), ni tampoco se ha evaporado tras las elecciones municipales. En estos momentos es el escenario menos posible.

–  Encauzamiento hacia un partido político. Sería una opción, pero tampoco se percibe como posible ni exitosa. Tratar de lograr cambios serios e importantes desde el mismo sistema es una utopía. Los sistemas se cambian desde fuera de los sistemas (Castells), lo que no significa que tenga que ser violentamente. Además supondría una especie de funcionarización del movimiento, una entrega al sistema. Implicaría liderazgo único, algo también contrario al espíritu actual. Y nada que ganar dado el sistema electoral actual.

–   Creación de un movimiento cívico-social. Es la opción que aparece como más viable. Un grupo de presión, que vigila, marca y presiona a los poderes institucionales, y que no duda en denunciar, protestar y actuar mediante acciones en principio no violentas, utilizando un sistema de “guerra en red”. Sus acciones básicas serían:

  • Asambleas de barrio vecinales.
  • Tratar de lograr cierto grado de interlocución política.
  • Protestas concretas puntuales.
  • Presión social ante casos de corrupción.
  • Cierto grado de desobediencia civil: cortes de calle, sentadas, más acampadas. Especialmente coincidiendo con actos institucionales políticos.

 Todos los escenarios serían compatibles con derivaciones violentas de grupos concretos (no es dificil reventar un acto de masas, como se demostró en Italia), posiblemente no asociados al espíritu inicial del 15-M.

 En todo caso se perciben varios efectos:

– Políticos. Necesidad de articular estos sistemas de llamada democracia directa en el propio sistema. Necesidad de escuchar y explicar, no únicamente como lema electoral. Y no olvidar que quien gobierna lo hace para todos, no únicamente para quienes le votaron. Gobierna también para los que votan otra ideología, para quienes no han votado (opción tan legítima como cualquier otra: ojo a la expresión popular contra el Senado manifestada en las elecciones generales), y hasta para los perroflautas.  Exigencia de transparencia, tendencia que impulsó wikileaks (con los claros inconvenientes que algunas de las informaciones difundidas generan para la seguridad). Y una certeza, las normas están para cumplirlas. Y que algunas se cumplan y otras no puede generar otros problemas, o que unos días se exija su cumplimiento y otros no también.

– Policiales. Las fuerzas y cuerpos de seguridad únicamente actúan según las órdenes recibidas. Ante situaciones de violencia la decisión de actuar será más sencilla de adoptar, y la acción de la policía más complicada. En situaciones de resistencia pasiva las decisiones son más difíciles de adoptar:  se están consintiendo incumplimientos (ocupación del espacio público, ausencia de autorización para la concentración, etc.), pero la actuación policial puede agravar el problema de origen, o acabar con el mismo. ¿Qué es preferible? Lo siento, no es mi función, corresponde al decisor político. Además la actuación policial se debe adaptar a las nuevas situaciones, como la grabación y difusión inmediata de imágenes, la resistencia pasiva, tratando de lograr sistemas de control de masas y antidisturbios (mediante protocolos, técnicas, y tecnología) que como mucho puedan resultar ponderados a la amenaza (ver noticia de hoy sobre la cuestión: pistola que ciega temporalmente)

–  Comunicaciones. Se considera que es la única semi revolución que se ha producido hasta el momento. La comunicación se configura como un derecho fundamental, también el propio acceso a internet. Sin cambiar nada, ya nada será igual.

Así que, como conclusión, creo que son muchas las lecciones que podemos extraer de este año. Y creo que necesitamos una juventud comprometida, ellos son ya el presente que nos debe llevar al futuro. Por tanto, políticas públicas hacia los jóvenes como prioridad,  inversión I + D para jóvenes investigadores (nos estamos descapitalizando de talento)…y jóvenes nuevos en política (que van apareciendo también en todos los partidos ). Algunos de esos jóvenes sin duda están en el 15-M. Otros, o incluso en algún caso los mismos, también estaban en la JMJ.

Espero no haber indignado a nadie, no era la intención!!!

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s