EL DENOMINADO “EFECTO GOOGLE”

Mucho se ha hablado, durante los últimos días de Julio, sobre el denominado efecto Google en la memoria del ser humano. Escribo a continuación una serie de apuntes, que permitan seguir posibles estudios sobre la cuestión.

¿En qué consiste?

Es la alteración en el proceso de aprendizaje y en el desarrollo que se produce cuando una persona tiene acceso inmediato a nuevas tecnologías, especialmente en la manera que afecta a la memoria. ¿Merece la pena memorizar algo que podemos tener accesible en pocos segundos?

¿Qué efectos está produciendo?

  • Según la Revista Science, las personas están utilizando internet como una extensión de la propia memoria. En síntesis, una persona memoriza datos si considera que no va a poder acceder a ellos, y deja de memorizarlos cuando estima que son fácilmente accesibles.
  • Una disminución por el interés en textos escritos, especialmente si son extensos. Algo similar a lo que proclama Nicholas Carr en su libro “Superficiales”.
  • Una posible disminución en la capacidad creativa, dado que todo nos viene dado por éstas nuevas tecnologías.
  • Una reducción de esfuerzo: menor memorización.

¿Es todo negativo?

Pues evidentemente no. Entre los mismos estudiosos de la cuestión hay bastante disparidad.

  • En principio hay que valorar que disponemos de muchísima más información que la que teníamos hace, por ejemplo, 10 años. Acceder, archivar, clasificar y relacionar dicha información también exige un esfuerzo mental importante, más complejo que hace años debido a la cantidad de información existente.
  • También se ha producido un desarrollo de la memoria visual. Esta tendencia puede también seguirse en el ámbito de la Inteligencia. Los sistemas de presentación de análisis pueden incorporar diferentes capas de información que potencien el clásico texto (con mapas emergentes, timelines, imágenes y videos).
  • Se pueden producir cambios de hábitos, pero no en el ser de las personas (efectos a muy largo plazo). Lo que se produce es una adaptación del cerebro a las tecnologías, desarrollando nuevas capacidades en perjuicio de otras.
  • Las propias tareas a realizar, funciones, trabajo, ocupación, desarrollan unas capacidades y “olvidan” otras que no nos son útiles.

Paul Horn, ex Director de IBM Research, creador del primer proceador de cobre y del ordenador inteligente “Deep Blue” señalaba en una reciente entrevista que el cuerpo se conectará a Internet. Así que nada, me voy a reiniciar, que tengo cierto bloqueo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s