SOBRE LA TOLERANCIA

No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo.

Voltaire (hay dudas sobre la atribución de esta frase)

¿Por qué tratar sobre la tolerancia en un blog destinado a la Seguridad y la Inteligencia?

  1. Porque la intolerancia está detrás de multitud de crisis, problemas y conflictos en nuestras sociedades: falta de tolerancia entre jóvenes, falta de tolerancia en las parejas, falta de tolerancia en la vida en comunidad, falta de tolerancia en los lugares de trabajo,…Y esos conflictos se convierten en problemas de seguridad.
  2. Porque la intolerancia es una semilla para la radicalización, el extremismo, el fundamentalismo.

La Real Academia de la Lengua define tolerancia, en su segunda acepción, como “Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”. Por tanto son tres las características básicas de este valor:

  1. Respeto.
  2. Tanto a la forma de pensar como de actuar.
  3. Ya sea diferente, e incluso contraria a nuestras formas de pensar y actuar.

Po supuesto que la tolerancia debe tener también unos límites, que podríamos fijar en el respeto de los derechos y libertades de los demás. No todo puede ni debe ser tolerado.

Son muchos los ámbitos en los que encontramos una gran ausencia de tolerancia, especialmente en el religioso y en el político. Y de ello no escapa nadie: personas, naciones, organizaciones, medios de comunicación, e incluso instituciones o movimientos que señalan la tolerancia como uno de sus valores fundamentales. La palabra, que en principio es un elemento para la comunicación, y por tanto para el encuentro, y por tanto para la concordia, es utilizada para atacar, para dañar, para criticar sin argumentación de manera fanática.

Posiblemente sea uno de los valores en el que mayor diferencia exista entre la tolerancia que uno mismo se autoatribuye y su nivel de tolerancia real disponible. Es una muestra más de la intolerencia imperante: quienes no toleran son el resto, no yo con mis ideas.

La tolerancia implica:

  • Respeto. ” No me gusta la palabra tolerancia, pero no encuentro otra mejor. El amor empuja a tener, hacia la fe de los demás, el mismo respeto que se tiene por la propia. “ Mahatma Gandhi
  • Aceptación de la diversidad. ” Cuando conozco a alguien no me importa si es blanco, negro, judío o musulmán. Me basta con saber que es un ser humano. “ Walt Whitman
  • Pluralidad
  • Pensamiento crítico
  • Flexibilidad. Dudar de la propia razón. ” Tolerancia es esa sensación molesta de que al final el otro pudiera tener razón.” Anónimo
  • Apertura de mente
  • Asumir defectos propios y ajenos. “Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio. “ Mahatma Gandhi
  • Búsqueda de puntos de encuentro. “Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.” John Fitzgerald Kennedy

El 16 de noviembre de 1995, la UNESCO elaboró la Declaración de Principios sobre la Tolerancia, en la que señala estar:

Alarmada por la intensificación actual de los actos de intolerancia, violencia, terrorismo, xenofobia, nacionalismo agresivo, racismo, antisemitismo, exclusión, marginación y discriminación perpetrados contra minorías nacionales, étnicas, religiosas y lingüísticas, refugiados, trabajadores migrantes, inmigrantes y grupos vulnerables de la sociedad, así como por los actos de violencia e intimidación contra personas que ejercen su derecho de libre opinión y expresión – todos los cuales constituyen amenazas para la consolidación de la paz y de la democracia en el plano nacional e internacional y obstáculos para el desarrollo,

A su vez, señala el siguiente contenido de la Tolerancia:

1.1 La tolerancia consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos. La fomentan el conocimiento, la actitud de apertura, la comunicación y la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. La tolerancia consiste en la armonía en la diferencia. No sólo es un deber moral, sino además una exigencia política y jurídica. La tolerancia, la virtud que hace posible la paz, contribuye a sustituir la cultura de guerra por la cultura de paz.

1.2 Tolerancia no es lo mismo que concesión, condescendencia o indulgencia. Ante todo, la tolerancia es una actitud activa de reconocimiento de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los demás. En ningún caso puede utilizarse para justificar el quebrantamiento de estos valores fundamentales. La tolerancia han de practicarla los individuos, los grupos y los Estados.

1.3 La tolerancia es la responsabilidad que sustenta los derechos humanos, el pluralismo (comprendido el pluralismo cultural), la democracia y el Estado de derecho. Supone el rechazo del dogmatismo y del absolutismo y afirma las normas establecidas por los instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos.

1.4 Conforme al respeto de los derechos humanos, practicar la tolerancia no significa tolerar la injusticia social ni renunciar a las convicciones personales o atemperarlas. Significa que toda persona es libre de adherirse a sus propias convicciones y acepta que los demás se adhieran a las suyas. Significa aceptar el hecho de que los seres humanos, naturalmente caracterizados por la diversidad de su aspecto, su situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir en paz y a ser como son. También significa que uno no ha de imponer sus opiniones a los demás.

Baltasar Gracián, cuyo libro “El arte de la prudencia” debería ser objeto de estudio obligado tanto en el ámbito educativo como en el ámbito empresarial y organizacional, y que confieso que siempre está en la estantería más accesible de las que dispongo, señala lo siguiente:

“101. La mitad del mundo se está riendo de la otra mitad, y ambas son necias. Según las opiniones, o todo es bueno o todo es malo. Lo que uno sigue el otro lo persigue. Es un necio insufrible el que quiere regularlo todo según su criterio. Las perfecciones no dependen de una sola opinión: los gustos son tantos como los rostros, e igualmente variados. No hay defecto sin afecto. No se debe desconfiar porque no agraden las cosas a algunos, pues no faltarán otros que las aprecien. Ni enorgullezca el aplauso de éstos, pues otros lo condenarán. La norma de la verdadera satisfacción es la aprobación de los hombres de reputación y que tienen voz y voto en esas materias. No se vive de un solo criterio, ni de una costumbre, ni de un siglo”

Conclusión: vive y deja vivir. Difícil panorama en nuestra sociedad para el desarrollo del pensamiento crítico (una de las necesidades de un analista, que iré desarrollando en el futuro, y una necesidad urgente para nuestra sociedad). Los matices son claros, el pensamiento crítico es respetuoso y utiliza la argumentación. La intolerancia es irrespetuosa e intenta imponer la razón en base a fanatismo, exento de razonamiento.

Algunas lecturas:

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s